Jacques Lacan, Portrait

Internacional de los Foros
Escuela de Psicoanálisis de los Foros del Campo lacaniano

> Eventos Internacionales

Cada dos años, alternativamente a uno y otro lado del Atlántico, un Encuentro internacional reúne a los miembros de la IF y de la Escuela alrededor de un tema fijado desde el Encuentro anterior.

Previamente a cada Encuentro, los trabajos preparatorios serán difundidos en la Lista de difusión de los miembros, y retomados en el sitio. Las contribuciones presentadas en los Encuentros se incluirán en la Revista Heteridad en su edición electrónica.

Cada Encuentro es también la ocasión para reunir, durante un día y medio, las asambleas de la IF y de la Escuela, cuya vocación es la de ajustar la orientación y el funcionamiento a la experiencia y a la evolución de las distintas situaciones.

« Enlaces y desenlaces según la clínica psicoanalítica »

IX° Encuentro de la IF-EPFCL
14-17 julio 2016
Medellín, Colombia
epfcl-medellin2016.net

Banner

Presentación

La cuestión de los vínculos sociales se plantea de manera aguda en lo que Jacques Lacan llamó en 1970, “el campo lacaniano” como campo del goce y hoy está por todas partes puesto que este campo está también por todas partes. Los vínculos que unen a la pareja, la familia o el mundo del trabajo se han vuelto tan precarios que todo el mundo habla de lo que los deshace. Se dice que es culpa del capitalismo, incluso de la ciencia que lo condiciona.

Sin embargo, fue en el psicoanálisis donde surgió a principios del siglo pasado cuando, Freud, en el momento en que se interrogaba sobre la “psicología colectiva”, no pudo hacer menos, al seguir el hilo de la palabra analizante, que reanimar la antigua pareja de Eros dios del vínculo, y de Thánatos la potencia “demoníaca” que disocia. Así se acercaba por la clínica de la intimidad a las cuestiones que hacen furor en la sociedad del capitalismo, mostrando, como Lacan lo formuló, que “lo colectivo no es nada sino el sujeto de lo individual”[1]. Desde entonces, el psicoanálisis tiene algo que decir sobre lo uno y lo otro ya que se le plantea la misma pregunta: ¿Qué es pues lo que aproxima los cuerpos invisiblemente, lo suficiente para que desde siempre hayan hecho pareja y sociedad, y que es el poder que desagrega? Este poder reconocido por Freud, Lacan lo llamó goce. Constituye lo sustancial del campo Lacaniano, que no es solamente el del deseo, sino el de los “acontecimientos” de goces de cuerpo, donde sea que se produzcan. Ahora bien, el goce no es vinculante, es siempre de uno sólo, tanto en la repetición, el síntoma o incluso…el acto sexual. Este tema de los vínculos sociales nos invita pues a recorrer el campo de lo social así como el del “uno por uno”, y, en primer lugar, en función de los instrumentos forjados por el psicoanálisis para pensar el sujeto del inconsciente.

I. Lenguaje, discurso, nudo borromeo son sus tres términos mayores

Mediante ellos Lacan intentó repensar y ordenar de nuevo toda la clínica freudiana de lo que constituye enlace y desenlace.

1. Freud brindó sus primeras palabras clave: pulsión, libido, narcisismo, repetición, pulsión de muerte, sin olvidar las identificaciones correspondientes por las cuales los hablantes se socializan. Estas raíces freudianas hay que explorarlas de nuevo.

2. Lacan las modificó primero a partir de la cadena del lenguaje, lo que llamó las “aborregantes agregaciones del Eros del símbolo” mediante demanda y deseo. Luego a partir de la estructura del discurso. Ésta ordena lugares distintos que garantizan los lazos sociales a falta del orden sexual que no hay. Finalmente, recurrió al anudamiento borromeo de las tres consistencias propias al hablante que son imaginario, simbólico y real, cuyos nudos no van sin el acontecimiento del decir, para dar cuenta a la vez de lo que él llamó en su momento el “sujeto real” y de sus lazos sociales posibles. En cada uno de estos pasos se vuelve a reordenar el conjunto del corpus clínico freudiano, lo que certifica que aquí como en otros lugares, una teoría es responsable de los hechos que permite establecer, los cuales a su vez la confirman. Demostración que siempre debe volver a empezar.

II. El vínculo social en cuestión

1. Su definición en el psicoanálisis comienza con la psicología colectiva de Freud y va hasta la estructura de los discursos de Lacan. Para Freud, en todos los casos, es la libido - amor y deseo incluidos - y las distintas identificaciones que ella determina que asegura los lazos. Pero hay varios tipos de vínculos, y el orden que establecen entre los individuos, es siempre un orden de los goces, ya que “no hay discurso (…) que no sea del goce”[2]. De ahí la incidencia política: sin la regulación de los goces que los discursos garantizan no hay sociedad posible, y toda la cuestión es saber cómo esta regulación se instaura en cada individuo. Sobre este punto el capitalismo presenta su desafío.

2. Sin hablar de la miseria que engendra, ya no se duda de que degrada los vínculos sociales establecidos generando soledad y precariedad, puesto que ahora el individuo es el último residuo de esta degradación. Eso lo sabemos, pero aún falta decir cómo, mediante qué astucia, y cuáles son los límites posibles de sus estragos. ¿Sería Eros un recurso?

III. Clínica de la pareja

El asunto se refiere a las parejas del amor dentro y fuera del psicoanálisis.

1. Se pretendería que el amor hiciera de dos uno, pero los amores humanos tienen un destino completamente trazado, una experiencia ancestral lo confirma, va del entusiasmo a la desesperación o al desencanto. Lacan señaló sus hitos por la divergencia de las dos fórmulas “eres mi mujer” (“tu es” ma femme)* en 1953 y “matar mi mujer” (“tuer” ma femme)* en 1973. ¿Se trataría de mostrar lo que allí opera, y en lo particular de cada caso, para interrumpir el diálogo esperado así como el encuentro de los cuerpos? Este es todo el problema de lo real en juego en el amor con la cuestión de saber qué ocurre con él después de un análisis.

2. Y luego está la transferencia analítica que introduce algo nuevo en el amor, una subversión[3], que “constituye una promesa”[4], cierto, pero ¿qué promesa? Las peripecias de los amores de transferencia descubiertas por Freud nunca pierden su actualidad, se despliegan entre eternización, rupturas, y reiteración. ¿Qué pasa con su solución? Abundan las fórmulas: liquidación, falla percibida, caída, pero ¿está ahí el final de la transferencia, en el final mismo del análisis? De nuevo en esto sólo los casos particulares pueden enseñar.

Colette Soler, este 22 de diciembre de 2014

Traducción Patricia Muñoz

  • [1] Lacan Jacques, en Escritos 1, p. 203. Ed Siglo XXI, 1966.
  • [2] Lacan Jacques. El reverso del psicoanálisis, p. 83. Paidós. Buenos Aires. 1992
  • [3] Lacan Jacques Introducción a la edición alemana de los Escritos. p.584. En otros Escritos. Editorial Paidós. Buenos Aires 2012.
  • [4] Lacan Jacques Televisión. P.114, Editorial anagrama, Barcelona. 1980.
  • NT * en francés hay una homofonía entre: Tú eres mi mujer y matar mi mujer.

Calendario

Programa (pdf)
Agenda

Documentos & Links

Affiche Fiesta

Comisiónes

  • Comisión científica : Patricia Muñoz y Juan Guillermo Uribe
  • Comisión de organización : Clara Cecilia Mesa
  • Tesorero : Jorge Escobar

Internationale des Forums - École de Psychanalyse des Forums du Champ Lacanien
118, rue d'Assas - 75006 Paris - France
Contact webmaster - Contact Association